DEVOTA MÍA ® ©

¿Ella ora por mí?
¿O ella me maldice?
No lo sé,
y sé que ella tampoco lo sabe.
Pero su devoción
hacia estás ruinas,
es innegable.
Pues para maldecir a alguien
o para suplicar al infinito por alguien,
se requiere una absoluta devoción.
¡Lo aceptes o no,
eres devota mía!

Carlos Luis Molina Lara

Fotografía de Julian Mandel – 1920-30s

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s